Temple y Revenido

Tratamiento térmico Temple

El Temple es un tipo de tratamiento térmico que logra el aumento de dureza y resistencia mecánica de un acero. Generalmente se aplica a piezas o masas metálicas que ya han sido conformadas en los procesos de mecanizado.

Pide presupuesto on-line

¿En qué consiste el proceso de Temple?

El Temple consiste en calentar el acero a una alta temperatura, ligeramente superior a la del punto crítico, AC3, manteniendo esta temperatura hasta un calentamiento homogéneo de toda la masa de las piezas a tratar.

Seguidamente se realiza un enfriamiento brusco en aceite, agua o aire, lo suficientemente rápido para impedir o retardar la transformación de austenita-perlita y para formar una estructura martensítica.

Esta velocidad de enfriamiento se aumenta llevando el material a una baja temperatura, para lograr que los granos que forman el material (pudiendo ser éste aceros inoxidables, aceros templados, aleaciones de aluminio, etc) sufran un periodo de crecimiento menor y tengan un mayor borde de grano, acumulando una tensión mayor y aumentando por lo tanto su dureza.

A la salida del temple se suele realizar un temple posterior (revenido) de eliminación de tensiones y ajuste de durezas, ya que los aceros quedan excesivamente duros, quebradizos y contienen muchas tensiones internas, que pueden producir grietas y deformaciones.

 

Tipos de Temple:

 

TEMPLES NORMALES:

Son los que se realizan enfriando las piezas desde la temperatura de tratamiento hasta la de ambiente utilizando un solo medio de enfriamiento.

Puede ser de austenización completa o incompleta. El primero se utiliza calentando los aceros de menos de 0,89%C por encima de 50ºC de la temperatura critica superior transformando toda la perlita en austenita, donde si el temple es perfecto, temperatura, mantenimiento y velocidad de enfriamiento adecuados, el constituyente final será la martensita.

El de austenización incompleta se utiliza para los aceros de más de 0,89%C y se realiza calentando el mismo 50ºC por encima de la temperatura critica inferior para que solamente sea la perlita la que se transforme en austenita quedando los carburos sin disolver. La estructura final será martensita y carburos.

TEMPLES INTERRUMPIDOS:

Se inician como los temples normales con la diferencia de que se realizan un primer enfriamiento rápido en agua con la intención de retener la austenita y transformarla después en el medio que le corresponda, aceite o aire. Se utiliza cuando es necesario evitar diferencias de temperaturas importantes entre diferentes espesores de la pieza.

TEMPLES BAINÍTICOS:

Su utilización se centra en evitar tensiones internas y deformaciones. Consiste en calentar el acero a una temperatura superior a la crítica y enfriarlo.

Dependiendo del tipo de enfriamiento que se realice existen dos tipos de temple:

  • AUSTEMPERING que consiste en realizar el enfriamiento brusco hasta una temperatura superior a la de la formación de martensita, que oscila entre 250ºC y 550ºC con lo que se consigue una estructura bainítica muy tenaz que no requiere revenido.
  • El MARTENPERING : Que consiste en realizar el enfriamiento en baños de sales hasta una temperatura de 200ºC a 300ºC manteniéndola hasta que se estabilice en toda la masa y enfriándola después al aire, seguidas generalmente de un revenido. La estructura final es de martensita revenida.

 

Revenido

El Revenido es un tipo de tratamiento térmico que, al igual que el recocido, el normalizado y el temple, se aplica a una pieza con el objetivo de transformar su dureza y su resistencia mecánica. Se suele revenir en la mayoría de los casos tras los procesos de templado para disminuir la gran fragilidad que alcanzan los aceros después del temple y aumentar su tenacidad.

También puede ser aplicado tras un proceso de carbonitrurado, temple escalonado, temple doble o neutro y temple por inducción.

¿En qué consiste el proceso de Revenido?

El revenido es el tratamiento complementario del temple. El Revenido somete al material a temperaturas por debajo de AC1, durante un periodo de tiempo (tiempo de revenido), para que después se enfríen lentamente. Consiste en calentar el acero templado a una temperatura inferior a la crítica manteniéndolo generalmente 2 minutos por cada 10mm de espesor y enfriarlo después generalmente al aire.

El objeto del revenido es mejorar la tenacidad de los aceros templados, generalmente a costa de disminuir su dureza y resistencia a la tracción. Asimismo, se consigue eliminar las tensiones internas del material producidas a consecuencia del temple.

Generalmente se realiza en hornos de revenido, pudiendo incorporar un gas protector para impedir que la superficie del acero se oxide durante el proceso y conserve sus propiedades. El tiempo de mantenimiento a la temperatura de revenido es importante para ciertos tipos de acero. Si se desea una temperatura de revenido superior tendrá que haber un tiempo de mantenimiento más prolongado. Existen algunos aceros que se enfrían en agua o aceite. También existen aceros muy aleados donde son necesarios varios revenidos con el objeto de precipitar los carburos.

 

Ventajas del Temple y Revenido:

  • Aportan una dureza excelente a los materiales
  • Proporcionan una alta resistencia al desgaste y resistencia a la tracción
  • Mejoran la ductilidad de las piezas

Tratamiento térmico de Temple y Revenido

En APRIM disponemos de Hornos eléctricos y de gas tipo transfer de Atmósfera Controlada para Temple, Carbonitruración, Cementación, Normalizado y Recocido, con capacidad de hasta 1 Tonelada de carga y dimensiones máximas de las piezas 700x1200x750mm.

Tratamientos Térmicos en Hornos para Revenido, Recocido, Estabilizado, Normalizado, Distensionado y Deshidrogenado, con capacidad hasta 2 Toneladas de carga y dimensiones máximas de las piezas hasta 960x1500x900 mm.

Pide presupuesto on-line

Queremos proporcionarle la mejor … experiencia

0k
Componentes/año
0
Referencias diferentes/año
0+
Clientes satisfechos/año

Sobre APRIM

Nos especializamos en fabricaciones en serie de medio y gran volumen así como en tratamientos térmicos y acabados, incluyendo torneado CNC, decoletaje, fresado, taladrado, roscado, brochado,rectificado, esmerilado, tratamiento térmico, temple por inducción de piezas de hasta 2 m, molino de bolas, recubrimiento, etc.

Cementación y Temple

Nuestra historia

APRIM se constituye en 1965 con una actividad básica centrada en la fabricación y mecanización de piezas y conjuntos con destino a la Industria de la Automoción y el Transporte, APRIM inicia entonces su producción. Con el tiempo, APRIM ha ido evolucionando hasta ofrecer una amplia diversificación de servicios que incluye la fabricación de kits y montaje de conjuntos con componentes no solo mecánicos, también neumáticos, eléctricos, electrónicos, etc.